viernes, 15 de febrero de 2008

The show must go on

He dado muchos conciertos: con grandes orquestas, con pequeñas bandas de jazz, con orquestas de cámara, interpretando “solos” o incluso, dirigiendo a los músicos.
En ocasiones me he quedado entre bastidores, ayudando a que otros se pusieran bajo los focos y a veces, han sido otros los que han contribuido a que me sintiera como una gran estrella.

He estado en grandes teatros y en pequeños locales. A veces el foro tenía mucho glamour y otras se trataba de un antro de dudosa reputación, a veces el escenario se improvisaba y otras el show empezaba tras meses de preparación, pero una vez en marcha, nada importaba más que la puesta en escena y el deleite del público.

Voy a seguir dando conciertos, pero cambio de representante. Lo que no va a cambiar es el público, ni la determinación de ofrecerles tantos momentos de excelencia y belleza como sea capaz de crear y de inspirar en otros.

Y a cada uno de vosotros, mis compañeros de viaje, mi banda, mis amigos, os veo pronto, sobre las tablas, bajo las luces o entre las sombras, creando, ensayando, o ejecutando, pero siempre con la complicidad de querer juntos seducir al público al que nos debemos, extasiarlo, comprenderlo, amarlo.

Y a cada uno de vosotros, agradeceros infinitamente cada nota, cada compás, cada frecuencia, cada melodía.... cada proyecto, cada idea, cada conversación, cada consejo, cada mirada critica, cada complicidad, y cada uno de los días que hemos compartido.

Hasta pronto artistas.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Algunos hubiesemos agradecido una pista, porque eramos seguidores de la obra, y teniamos entradas compradas para un espectaculo que ya no tendrá lugar.
Ya a finales de año se suspendieron algunas actuaciones, y deberiamos haber sospechado que nos quedabamos solos, pero la respuesta fue que teniamos que organizar el show nosotros, y que teniamos que despegar, que echar a volar, cuando otros estaban preparando su vuelo.
Quizas en este caso se hubiese agradecido el compromiso, la excelencia y la coherencia de que en algunos foros se hace gala, quizas gratuitamente, y de ese trabajo en red que queda truncado cuando los intereses del artista se ponen por delante.
Desearte mucha suerte en tu nuevo teatro. Otros, obviando titulares rosa, que pudimos recibir sin un hola ni un adios, seguiremos actuando, levantando pasiones, y poniendo en practica la excelencia, el entusiasmo y la calidad en el mismo escenario, sin necesidad de hacer obras de la Roma clásica.
Y también podemos sentar cátedra.
Saludos
Minerva

Odilas dijo...

Sois y seguís siendo una de mis pasiones, aunque es verdad que hay pasiones que matan y algo he debido hacer muy mal para hoy te sientas así. Lo lamento de veras.

En ese show, las estrellas érais (sois) vosotros. Yo tan solo pretendí, sacudiros, provocaros, ayudaros en la búsqueda de aquello que queríais ser (como indivíduos y como colectivo)...pretensioso quizás por mi parte, pero con la más sincera voluntad de sembrar en vosotros una semilla que perdurara más allá de la compañía en la que estéis y por supuesto (lo contrario si que hubiese sido pretensioso), más allá de mi.

Las decisiones que tomamos las personas, atienden motivaciones complejas. Admito cualquier crítica y desacuardo, pero si quieres comprender, conversamos cuando quieras. No me he ido...sigo existiendo (para alegria de muchos y pesar de otros)

...Para lo que tú quieras.

Anónimo dijo...

Te echaremos de menos.
PP.

Anónimo dijo...

Hay obras que sobreviven a sus actores principales. Hay canciones cuyas versiones terminan siendo mas conocidas que las ediciones originales.

Yo, que pertenezco al reparto original, os voy a echar mucho de menos, pero ojala seamos capaces de conseguir lo que ha sido el sueño de muchos y en el que todavia creemos algunos pocos, por el que estamos dispuestos a seguir trabajando.

Si no es asi, seguramente terminaremos tambien creando nuestra propia compañia de teatro o incorporandonos a alguna ya en funcionamiento. De momento, yo lo seguire intentando.

Me gustaria contar con muchas Minervas dispuestas a sentar catedra.

Os deseo el mayor de los éxitos, contais con todo mi cariño.

no necesitas pistas, ¿verdad?

Anónimo dijo...

Se va una gran intérprete, de las que dejan estela. Nunca ha escatimado en ser lo que la caracteriza, tanto en lo profesional como en lo personal: apasionada, enjundiosa, crítica y de gran talento para todo, además de una gran persona y amiga. Se va con un genio del buen hacer, con un empresario nato, amigo de la palabra firme y en quien no será difícil confiar su futuro, porque por encima de la ambición están sus valores que hacen grande al pequeño, y a la inversa, los convierte en miserables.

Te deseo a ti y al resto del grupo, todo lo mejor y el ánimo y la fuerza para que peleéis vuestro nuevo espacio con luz propia.

Confío en que cada uno de nosotros, donde quiera que nos hallemos, algún día volvamos a pertenecer a ese grupo de farándula, en el que entre bastidores nos ilusione pensar, que formamos parte de un espectáculo excepcional.

Ha sido un gran placer haberos conocido y espero poder seguir aprendiendo de vosotros desde la distancia.

Un beso muy afectuoso

Odilas dijo...

Gracias afectuosos anónimos, por vuestros sentimientos y por la estética con que los mostráis.

Seréis "capaces de conseguir lo que ha sido el sueño de muchos y en el que todavia creemos algunos pocos", porque no hay reto que se resista al compromiso, a la tenacidad y a la pasión (Si hay dudas, pasaros por el cine a ver "El amor en los tiempos del cólera". No emociona tanto como el libro, pero es una lección concentrada de perseverancia ;-)

La "estela que dejo" no es valorable por mi, pero si ha causado el afecto que demuestras, estoy más que satisfecha. Pelearemos, por nosotros y por los que nos rodean (no hay distancias cuando lo que nos une es la experiencia de la pasión por la vida)

Yo también os echaré de menos.
Un abrazo.