jueves, 24 de junio de 2010

Proyectos, Personas, Scrum

Un grupo de personas nos pusimos hace unas semanas a conceptualizar un servicio sobre dirección de proyectos y oficinas técnicas. Apasionante! ☺

Nos inspiró una cliente que necesitaba una mejor capacitación de sus director@s de proyectos, pero los fuegos del día a día impedían parar máquinas para reciclarse, formarse y renovarse.


Además, toda la artillería disponible parecía obsoleta de golpe: las metodologías tradicionales de dirección de proyectos, parecen cosas de otra glaciación, las planificaciones exhaustivas y rigurosas de antaño se han convertido en papel mojado frente a la velocidad de los acontecimientos en cualquier proyecto, en cualquier organización.
La flexibilidad, los modelos de organización en red, la creatividad, el prototipado, la gestión del cambio…se han instalado también en la gestión de proyectos(sean del tipo que sean), y es difícil imaginarse ya fotografías estáticas de una realidad que duraba meses, como aquellas que pintábamos en nuestros siempre cuestionados cronogramas.


No hay que renunciar a nada, todo el conocimiento acumulado son herramientas que nos pueden servir para gestionar la complejidad de los proyectos, pero necesitamos enfoques más ágiles, dinámicos, “humanos”, para cabalgar una realidad (a veces ?) imprevisible y cambiante.


En la propuesta, hemos mezclado las metodologías tradicionales con las basadas en enfoques “Agile” (SCRUM), y con el uso de herramientas web 2.0.

El aterrizaje será en dos líneas paralelas de actuación: Por un lado ayudar a solventar los problemas del día a día en los proyectos, y que esa proximidad a los problemas cotidianos de los jefes de proyecto, nos aporte los contenidos de un programa de formación radicalmente personalizado y práctico, dónde casi se confundan el soporte a la problemática diaria, con las acciones de formación que se formulen. Tenemos todas las piezas, pero la dinámica de actuación se va construyendo sobre la marcha. Nos parece al forma más eficaz de aproximarnos a la realidad.


Marta Padilla nos ha hablado mucho de SCRUM estos días, una metodología basada en ciclos cortos de planificación y en la construcción de productos por aproximaciones sucesivas y prototipados. SCRUM es especialmente adecuado para resolver situaciones en las que el cliente está insatisfecho con los resultados, cuando se producen incrementos inaceptables de coste o tiempo, se produce software de mala calidad o hay problemas con la motivación de los equipos y rotaciones asociadas. Diseñado para entornos complejos dónde hay que producir sofware de gran calidad en el menor tiempo posible.


El cocktail podría llamarse algo así como: PMP+Scrum+Web 2.0 al servicio de la dirección de proyectos como palanca de cambio en las organizaciones. Veremos a qué sabe
.

Aquí os dejo el material de la propuesta:

8 comentarios:

Amalio A. Rey dijo...

Interesante, MJ. Estamos llenos de coincidencias, porque ayer mismo estaba hablando con un amigo de la aplicación del método SCRUM a la gestión de la innovación. Estuvimos dándole vueltas a eso, a los "enfoques agile", que aportan un plus que sintoniza muy bien con el espíritu 2.0 que trabajamos por aqui. Leer tu post me ha hecho tomar más consciencia del interés de esto. Seguiremos profundizando. Gracias...

Odilas dijo...

Me alegra que te guste Amalio, y la coincidencia!!. Son metodologías que provienen del mundo del desarrollo de software pero que como dices, se pueden aplicar a cualquier proceso dónde un equipo de trabajo tenga que obtener resultados.
Ya nos iremos contando. Un abrazo.

Iñaki Ortiz dijo...

Me gusta el enfoque.
Estaré atento.

Odilas dijo...

Lo celebro Iñaki, tu criterio es valioso. Iremos contando.
Gracias!

observador subjetivo dijo...

Os invito a leer este artículo relacionado que acabo de publicar:

http://observadorsubjetivo.blogspot.com/2010/07/5-1-estilos-de-direccion.html

Anna dijo...

Tenía pendiente la lectura pausada de este post. Me parece realmente interesante lo que explicas y la fórmula de mezclar metodologías para obtener mejores resultados. La experiencia nos hace ver que el mapa no es el territorio y que los proyectos rígidos no llevan a buen puerto. Te seguiré la pista. ;-)

Odilas dijo...

La rigidez nunca resiste la realidad verdad Anna?. Me alegra que te guste. Es un intento de mezclar lo mejor del rigor con lo mejor de la flexibilidad. A ver qué tal el cruce.
Ya te contaré. Besos

Managers Magazine dijo...

Hola, muy interesante, no conocía la metodología SCRUM. Un saludo!

Alberto