jueves, 22 de enero de 2009

El ciclo de vida de los Proyectos

Tenía pendiente escribir acerca de las fases de un proyecto el otro día, cuando salió lo que salió.

Voy ahora a esquematizar una antigua reflexión, que me ayuda a organizar la propuesta de servicios profesionales que estoy elaborando.

Intentaré eludir el concepto de fases, porque quiero ir a un nivel de abstracción mayor.

En el ciclo de vida de un proyecto, podrían identificarse 3 estados diferenciados que a su vez, podrían constituir proyectos en sí mismos, pero que me parece interesante observarlos por separado.


La Conceptualización. Corresponde al tiempo en que no sabemos qué forma tendrá el proyecto. Tenemos delante un problema, una voluntad de cambio, una oportunidad de mejora y nos piden que tengamos ideas, que definamos un enfoque, y que diseñemos una solución. No me refiero a una solución tecnológica (el modelo de proyectos está muy arraigado al desarrollo y la implantación del software, pero aquí hablamos de proyectos en su sentido más general), me refiero a un mapa conceptual que comprenda la situación actual, su contexto y nuestra propuesta.

La búsqueda de Recursos. Recursos de todo tipo, pero me centraré en el equipo humano. Es el momento de montar la banda. Algunos habrán participado en la concepción, otros se incorporarán para la acción. Es el momento de buscar complementariedades, complicidades, valorar la disponibilidad y evaluar los costes.
Y es en este momento dónde hay que declarar el modelo de relación, los roles y las responsabilidades. Siguiendo el catálogo de Ganz. Es el momento de definir la estructura compartida, para que el equipo funcione.


El Desarrollo del proyecto. Corresponde al conjunto de tareas que nos conducirán, con suerte, a la consecución de los objetivos. Es planificación y replanificación. Es sortear los riesgos convertidos en problemas. Es ejecución y resolución.


Esta exposición no describe de forma exhaustiva las etapas de un proyecto. En cada una de ellas hay un sinfín de actividades y recomendaciones que ya están descritas en muchas metodologías que podemos consultar.


Para mi, lo que justifica esta separación, esta forma de ordenar el ciclo, es lo que impera en cada una de las etapas. Los verbos predominantes, las actitudes clave y diferentes en cada una de ellas:

En fase de conceptualización lo que debería predominar es la CREATIVIDAD. En esos momentos aplica todo lo que está escrito sobre innovació, investigación, la diversidad, conocimiento..

Cuando buscamos, conectamos y formamos el equipo, la clave es la FLEXIBILIDAD. Es necesario liberarse de cualquier restricción que vaya en contra de encontrar el equipo idóneo para ese proyecto concreto. Idóneo en competencias, en actitudes, en capacidad de relación y en costes

La última etapa está sometida al RIGOR. Hemos asumido compromisos vinculantes, en plazos concretos y con unos recursos finitos. Manejar todas las variables y riesgos de un proyecto requiere disciplina, seguimiento, método, seguridad.

No todos servimos para lo mismo(intenta poner a un creativo a redactar actas de seguimiento!), ni todas las situaciones se pueden abordar de la misma manera, porque rara vez se nos presenta la oportunidad de participar de principio a fin de este ciclo, y conviene tener en cuenta (y no siempre es obvio) en qué momento está el proyecto en el que entramos.


En fin, filosofía sobre proyectos, sólo para no aceptar del todo la realidad de que cada proyecto es singular e irrepetible, dónde poco sirve lo aprendido o experimentado anteriormente.

3 comentarios:

Senior Manager dijo...

Creo que lo has hecho de forma concisa e incluso amena, lo que denota que los proyectos son tu especialidad. Me gustaron sobre todo la inclusión de las palabras: creatividad, flexibilidad, rigor, disciplina, seguimiento, método y seguridad, que para mi son la base que sustentan cualquier proyecto serio. De hecho, he visto que puedo aplicar segmentos de lo expuesto en la bloguía de empleo, con lo cual me ha sido de utilidad.
Buen fin de semana amiga
SM

Alorza dijo...

Estas son las auténticas reglas de la gestión de proyectos... con humor

Odilas dijo...

SM, en realidad casi todo lo que hacemos son proyectos, desde montar una boda hasta la redacción de un libro, organizar un viaje...lo que pasa es que algunos somos un poquito más obsesivos que otros ;-).

Gracias por las risas Alorza.