martes, 18 de noviembre de 2008

Empleo 2.0

Bajo el título "Empleo 2.0: las TICs y el acceso al empleo en el siglo XXI" Carlos Guadián y yo vamos a reflexionar en voz alta sobre como la tecnología y especialmente la web 2.0 puede favorecer la búsqueda de empleo y dinamizar los procesos de selección de personal.

La invitación nos llegó via Julen a quien le agradezco la oportunidad de poder exponer estas ideas en las X Jornadas de Empleo que organiza la fundación Novafeina de la Comunitat Valenciana, los próximos días 24 y 25 de noviembre. Este año la temática de la jornada es “Exclusión, Innovación social y empleo: Claves para la integración”. Todo un reto y una responsabilidad individual y colectiva

Voy con la mejor de las compañías, así que me siento segura con el trabajo. Aún así aquí publico algunas reflexiones para colectivizar el “riesgo” ;-)

Nos hemos planteado la ponencia como una baile entre lo tecnológico y lo social, entre la máquina y el hombre. Un paseo a través de la tecnología, de cómo esta han transformado la realidad que vivimos y de cómo esa misma tednología puede ayudarnos a convivir mejor con esta realidad transformada por la tecnología….
(Había un chiste que decía “para entender la recursividad, hay de entender la recursividad”, pues eso, no sigo, que sé que está entendido)

Empezaremos explicando qué es la Web 2.0. Un capítulo obligado, porque el título de la ponencia lo requiere y porque tendemos a etiquetar con lo 2.0 cualquier cosa a la que queremos dotar de un glamour y de una pátina de innovación, sin saber muy bien qué es y qué no es. Esta primera introducción a riesgo de aburrir (ya observaremos las caras) pretende aclarar, confirmar o descubrir qué es y que no es la Web 2.0

Seguiremos por un recorrido sobre tendencias en el mundo del empleo y su ecosistema.
Un ecosistema donde conviven agentes con distintos objetivos y estrategias pero en cualquier caso, interdependientes. Agentes cuya actividad se basa en las Relaciones. Y esta es la palabra mágica de todo el enfoque de nuestra ponencia: Hablamos de Relaciones

Empresas buscando empleados, Profesionales dispuestos a ofrecer sus servicios por una retribución, pero también por un desarrollo profesional y personal, intermediarios que gestionan la oferta y la demanda, reguladores que intentan mejorar el equilibrio de esta oferta y demanda a través de políticas económicas, específicas de empleo, formación…, en una sociedad red emergente que está poniendo en entredicho la exclusividad de las empresas como única forma de colaboración productiva.
Y todo esto integrado en un mundo globalizado, interconectado, incierto, en continua transformación gracias (o a desgracias) a las tecnologías.

Pensamos que los profesionales necesitan Relacionarse, Formarse y Promocionarse para mejorar su “empleabilidad” (no me gusta la palabra, pero se acerca). No hace falta decir lo difusas que están las fronteras entre los tres verbos, pero forzaremos su separación para incidir en aspectos relevantes de cada uno de ellos y cómo el uso de herramientas específicas, multiplican, favorecen y democratizan esas actividades.

Las empresas seleccionan personal. Seleccionar es un proceso y como tal requiere ser analizado en términos de eficiencia y eficacia. La innovación, las nuevas tecnologías ayudan a optimizar la búsqueda de candidatos, y la fluídez, flexibilidad y costes del proceso, determinan el foco de interés. Escaso en mi caso, me divierten más los siguientes.

Las empresas deben Seducir. Lo de Atrater y Retener lo entendemos todos, pero en realidad nadie atrae y retiene, ni siquiera cuando hablamos de amor o deseo. Cómo van a hacerlo entonces las empresas? En realidad se seduce, es el “retenido” el que elige serlo. Hablaremos de Employer Branding y de por qué es tan necesario en estos tiempos

Y las empresas, deben finalmente, Gestionar el talento (que esclavos somos de los términos, pero entendéis, no?). Tras la revolución industrial y su consecuente industrialización de la producción, hemos heredado modelos que inhiben la capitalización del talento individual, la creatividad y el compromiso emocional de los equipos que participan en el desarrollo de los proyectos. Es hora de enfrentarse al reto si queremos mejorar nuestra competitividad y nuestra salud mental.

Hemos dedicado una slide al proyecto de la Bloguia de Empleo. Porque creemos que la audiencia lo valorará, porque es un ejemplo claro de cómo las redes favorecen la creación de conocimiento y valor, porque hay ya ideas geniales sobre el tema que trataremos, y porque somos amigos y nos apetece decirlo.

Se admiten críticas y sugerencias, aún quedan unos días.

A los de la Bloguia: si queréis darle otro enfoque a la cuña publicitaria, hacédnoslo saber a Carlos o a mi.

La presentación la podéis ver aquí.

Actualización: Por cierto, he olvidado dar las gracias a Sergio Ibáñez que descubrió la ponencia y nos envió un generoso correo, poniendo a nuestra disposición infinidad de material para que nos documentáramos.
Sergio es especialista en la búsqueda de recursos de empleo en internet y difunde su conocimiento y experiencias a través del blog BlogEmpleo
Gracias Sergio.

Empleo Dospuntocero
View SlideShare presentation or Upload your own. (tags: empleo)

22 comentarios:

mkl dijo...

Seleccionar, atraer y retener, gestionar... como dices, estamos atrapados en los términos y quizá habría que empezar por prescindir de ellos.

¿Seleccionar? ¿Seguro? ¿Y sólo lo hace la empresa? ¿El trabajador no selecciona a su patrón? ¿No debería hacerlo?

Tanto encontrar personal como extraer beneficios del talento me lo imagino más como lo de los buscadores de oro, filtrando agua a ver si pillan una pepita. Lo otro se parece más a una extracción minera... venga explosivos hasta que no queda nada que sacar ¿Eso es gestionar el talento?

Atraer y retener nadie lo hace, tu o has dicho; pero aceptar ser retenido, no nos engañemos, limita el talento. La relación entre iguales será una utopía, pero es el modelo ideal y hacia el que debería tenderse si buscas talento con el que jugar.

Red no es mercado laboral donde uno compra y otro vende. Red son nodos equivalentes, enlazados no contratados. Ni empleador ni empleado. Eso sería red. Buscar en la red el modelo del mercado laboral futuro es decir que el mercado laboral no tiene futuro.

Ideas a botepronto. Bueno, ya me conoces, abogado del diablo; y estos temas son endiablados, my friend.

Yoriento dijo...

Sólo unos pocos con especial talento (y a veces ni esos) pueden negociar o mercadear en mejores condiciones con las empresas que quieren "retenerlos".

El resto, la inmensa mayoría simplemente ni siquiera se dejan retener, sino que están deseando ser retenidos, virgencita que me quede como estoy.

En un mundo en que las pepitas son escasas y los buscadores de oro son muchos, por muy grande que sea mi cedazo (léase talento) al final serán pocos los sitios donde pueda ponerme a buscar suerte y menos aún los que premien mi habilidad buscadora.

Y aunque tal vez esa piedra junto al rio donde estaré sentado muchos años no va a ser la mejor de las compañeras, intentarlo en otros sitios seguramente no será mejor idea necesariamente.

Eso sí, si tengo recursos y tiempo (cierta autonomía, que se llama), tal vez pueda dedicarme a buscar otras mejores e incluso encontrarlas. El talento, a día de hoy, ya sólo marca diferencias en el extremo de la Gauss, no? Todo lo demás me parece cada vez más consultolabia (jejeje, que manera de animarte el post, eh?)

Gracias MJ por la presentación¡ Los de la BloGuía ya somos muchos, y en un puro mundo 2.0, seríamos todos, no?

Ya me dices si me dejas publicarla en el aún fresco blog de la Bloguía de Empleo, vale? ;-)

Odilas dijo...

Cómo te esperaba "my friend" ;-)

El último párrafo me lo quedo como colorario, con tu permiso y tu pasión.

dice Wagensberg que "una utopía o es excesiva o no es nada". La relación entre iguales ya no es un exceso, es una realidad liberadora. Ahí está el juego abogado.

Tienes razón, intentaré sacudirme de encima algunos vocablos rancios, pero hay que conversar y encontrar un lenguaje común con la audiencia. Veremos como equilibramos.

Un abrazo

Jose Miguel Bolivar dijo...

Creo que la expresión "empleo 2.0" encierra una contradicción.

No he visto la palabra "igualdad" en el post, ni tampoco "multiplicidad".

Empresa-empleado no deja lugar para ellas.

Y si no eres "igual" no eres libre para mantener "multiplicidad" de relaciones profesionales. Si no hay "multiplicidad" no hay red. Sin red no hay 2.0.

Veo las "relaciones profesionales 2.0" no como relaciones empresa<->empleado sino como relaciones empresa-de-muchos<->empresa-de-uno, donde esa empresa-de-uno interacciona con otras empresas-de-uno y/o empresas-de-muchos (los nodos equivalentes de los que habla mkl)

Estamos aún lejos, pero llegará antes de lo que parece.

JM

José Carlos Amo Pérez dijo...

Pensabas que no intervendría ¿ehhhh? ;-)

Hablarás de "dejarse atraer" y "dejarse retener". Me gusta. Y apunto un pensamiento: tanto en el trabajo, como en el amor y como en el puro deseo el "dejarse" está relacionado con lo "memorable que sea la experiencia".

Mucha suerte, seguro que todo sale perfecto!!!

Jose Carlos Amo.

Odilas dijo...

Yoriento, más que una cuestión de talento, no crees que es una cuestión de oferta y demanda?. Hace un año estábamos en una situación de pleno empleo y las empresas diseñaban estrategias para pelearse los escasos "recursos". Yo llegué a oir “tiene dos brazos, pues que entre!”.
Ahora los afectados por los ERE’s montan barricadas. No sé, ninguna de las dos situaciones parace muy sostenible y racional, pero creo que ha pasado independientemente de las habilidades de unos y otros y en todos los sectores.


José miguel, mira que nos invitaron a cambiar el título ;-), pero no es un problema de título es de fondo verdad?.
En realidad nos piden información sobre cómo las herramientas ayudan a facilitar las relaciones en el modelo imperante, pero no hemos querido evitar “enredar” un poco. Dudo que el debate en la sala se parezca al que estamos manteniendo aquí, Ojalá. Me encanta la forma de tu reflexión, no sólo porque la comparto.

Jose Carlos, me alegro de verte por aquí. Sí compañero, lo que vale es la experiencia, pero, tanto en el trabajo, como en el amor, como en el deseo, hay que poder salir cuando se vuelve indigna. Gracias.

Manu Fernández dijo...

Odilas, yo "siempre caigo en los mismos errores" que dice la canción, y al leer estas cosas, me pregunto: ¿todo esto para quién es verdad?

Quiero decir: yo, nosotros, más o menos nuestro círculo de conectados y acostumbrados a estas cosas, hacemos realidad lo de crear marca personal de alguna forma dejando tanta huella por ahí, tenemos (cierta) capacidad de elección de dónde y en qué empresa queremos trabajar (sí, ese lado de la selección debería aparecer en la presentación), pero ¿y el resto de la gente?

Lo planteo porque creo que es bueno que a día de hoy, en el estado actual de desarrollo de esa sociedad-red dichosa, sólo un perfil de profesionales, creciente eso sí, entra en esas coordenadas, sólo unos sectores concretos de la actividad económica entran en esas coordenadas.

En fin, como siempre, intentando aterrizar ;-)

David Sánchez Bote dijo...

Yo estoy con Yoriento. Creo que lo del talento no es para tanto. Veo muchas personas con talento que tienen muchas dificultades para encontrar su sitio en la empresa tradicional que nos rodea.
Hace poco un conocido mío bioquímico con mucho talento tuvo que aceptar con lágrimas en los ojos una beca de 600€ al mes para un trabajo de alta tecnología.
Creo que a todos nos gusta pensar que tenemos empresas que buscan el talento pero yo no lo tengo tan claro...

Odilas dijo...

Hola Manu, sí y no. Estamos de acuerdo (hemos reflexionado a veces con tristeza) en que nos olvidamos de la mayoría cuando pensamos en quien usa y disfruta la red y todo su entorno.

Pero hay actividades, actitudes, que la gente ha hecho siempre, con tecnología o sin ella.

Un elemplo personal: Mi padre era (ya jubilado) mecánico tornero. Y te aseguro que el primero que me enseñó -sin saberlo- algo acerca del personal branding fue él. Lo conocían en todo el sector, era respetado, buscado, consultado, y admirado. Jamás utilizó la tecnología, te diría más, su carácter austero jamás le permitió promocionarse de forma activa, pero su prestigio era real como el hierro al que daba forma.

Las tecnologías ahora, y estoy de acuerdo que no están al alcance de todos, tan sólo multiplica y potencia el efecto de cosas que ya exisitían antes. En realidad yo veo poca innovación social. quizás la que apuntaban nuestros compañeros: más pronto que tarde la Empresa dejará de ser la única alternativa a la producción colectiva.

En fin, esto da para horas, seguimos conversando. Feliz día.

Odilas dijo...

Hola David, lamentable lo de tu conocido. Luego nos quejamos de la fuga de ciencíticos

Yo también veo muchas personas con talento y con dificultades, pero el problema es de las dificultades (empresa tradicional) no del talento ;-(

Gracias por pasarte por aquí

Yoriento dijo...

Odilas, si está claro que el talento tiene poca influencia para poder elegir condiciones en un mercado de trabajo con sobredemanda, lo que quiero decir es el discurso del talento o talentolabia tal vez deberíamos moderarlo, no?

A la gente hay que decirle aunque estés en el percentil 95 en competencias profesionales para un puesto es posible que sólo ganes 600 euros, a eso me refiero ;-)

De todas formas, el discurso del talento, ¿no te parece que está un poco sobreutilizado? ;-)La vida diaria y la inmensa mayoría de las empresas no lo piden ni lo valoran especialmente, aunque lo parezca¡

Gracias, David por el apoyo solidario jejejej

mkl dijo...

Lo primero es decir que había hecho un comentario y el blogger este no me lo ha grabado. Lo de los comentarios del blogger sí que es falta de talento...

Bueno, a ver si recuerdo lo que puse...

Pues que eso de que el talento está sobrevalorado, que no lo creo. Cuando hablamos de talento no hay que limitarse a sesudos científicos o a digitales trabajadores del conocimiento. Por talento entiendo, simplemente, el valor que cada uno puede aportar mejor y poca gente hay que no disponga de ese valor. Lo que pasa es que no hay que confundir sobrevalorar con reivindicar, que es de lo que se trata.

Lo que está sobrevalorado es un mercado laboral que es torpe, miope y sobreprotege la relación laboral hasta el punto que el talento, ese sencillo valor, es lo último que se puede considerar en una contratación.

¿Si el mercado no tiene en cuenta lo que nosotros valoramos, pensamos que lo que valoramos no es para tanto?

Las curvas de Gauss no son absolutas, hacen referencia a una medición coyuntural de una variable concreta. Uno está en el percentil extremo un rato para una medición de una cosa y en la cola del percentil 25 para otra cosa, otro rato. Los talentos son variados y de colores.

No, el talento (los talentos) no está sobrevalorado, al contrario, suele estar infravalorado incluso por el que lo posee.

Yoriento dijo...

A ver, yo no digo que el talento esté sobrevalorado ni mucho menos. Es la consultolabia sobre el talento la que va a velocidad de crucero.

Estoy de acuerdo en que el talento (otra etiqueta más que polisémica y utilizada de forma instrumentalista, ay) es el valor de cada persona para hacer algo en un contexto determinado, y que gestionar ese talento es clave para todos. ¿Cómo estar en contra de esa idea?

Ahora bien, lo que digo es que el mercado actual no sabe cómo dar valor a ese valor, y por tanto, no está dispuesto a pagar lo que potencialmente vale.

Tenemos que decirle a la gente que es valiosa y/o que puede llegar a serlo, pero también tenemos que informar sobre la cotización que tiene la cosa en el mercado actual y moderar nuestros discursos grandilocuentes sobre el tema :-)

Publicitar el talento sin aterrizar y contextualizar el término y sus efectos reales en ponencias consultoriles me parece una actitud meramente retórica y comercial.

MJ, se te ha llenado la casa de amigotes ;-)

Odilas dijo...

Me dan ganas de hacer una ponencia alternativa y llevaros bajo el brazo, para soltar toda esta metralla ;-)

me voy a comer, os leo luego con calma.

srg dijo...

os leo a muchos de vosotros desde hace tiempo - me gustáis :-)
Pero hoy no os leo igual que lo hacía hace dos días. ¿Por qué? Pues poqué hace dos días tenía trabajo y hoy ya no.
Si, claro, voy a echar mano de mis contactos, prepararé mis entrevistas, navegaré por la red, elaboraré un CV "2.0" :-), etc. Pero ahora mismo tengo el cuerpo del revés y siento que no formo parte de vuestro discurso tan exquisitamente elaborado (no me malinterpretéis: me escanta como escribís), porqué yo, como dice Manu, soy parte "del resto de la gente".

En fin ... ya haremos llegar tiempos mejores entre todos ...

Odilas dijo...

sgr, lo primero que te diría es que yo no creo en eso de "el resto de la gente", sé lo que quiere decir Manu, pero no somos ninguna élite, ni inmunes al desempleo. EStamos obligados a generar ingresos para pagar nuestras facturas; a veces haciendo lo que nos gusta y otras con menos libertad.
EStos espacios donde nos encontramos y debatimos son oasis de expresión dónde las únicas reglas son el libre-pensamiento, el respeto y la colaboración, pero la realidad de cada uno, cada uno la sabe y la gestiona como puede.
Así que no te sientas al margen de nada ni de nadie, porque, seas quien seas, no lo estás.

Espero que lo que aquí en el resto de sitios que sigues se dice, además de gustarte te sirva.

Pero si crees que te puedo ayudar de alguna forma concreta, ponte en contacto conmigo a través de mi dirección de correo (la encontrarás en mi perfil)

ánimo y suerte

srg dijo...

Gracias Odilas por tu respuesta y tu ofrecimiento.
Creo que me he explicado mal: No me siento al margen de nada ni de nadie y tampoco creo que seáis una élite inmune al desempleo.
Lo que quiero decir es que no formo parte de vuestro mundo 2.0 (aunque lo intento :-), si no que formo más parte del otro (el "tradicional").
Lamento no haberme expresado correctamente.
Un abrazo

Odilas dijo...

OK srg.
Lo de lo 2.0 es más una cuestión de valores y actitudes que de herramientas. Eso lo habrás oído mil veces por aquí.

Oye, ábrete un blog y te apuntas a la fiesta ;-)

En cualquier caso, ya nos irás contando.
Gracias por compartir tu experiencia.
Quizás dentro de un tiempo la ves como un golpe de buena suerte (no es frivolidad, es que a veces no sabes si te hacen una putada o un favor).

Lo dicho, suerte

Julen dijo...

A mí la idea que todo el rato me ronda la cabeza es cómo recuperar una mayor simetría entre la parte empleadora y la parte empleada. Y exprimiendo más la pregunta es si tiene sentido la palabra "empleo" como se entiende hoy en día.

Odilas dijo...

Sí, Julen, creo que todo el debate son ramas de ese tronco.
Seguiremos dándole vueltas a la cabeza.

Senior Manager dijo...

¡Vaya! Odilas, menudo debate se ha montado por aquí... Así que si necesitabas o te faltaba algo de material y argumentos para agudizar la charla, seguramente ya los tienes con tantas buenas intervenciones.
Suerte y espero que nos cuentes.
SM

Odilas dijo...

Gracias Senior. Sí el debate ha sido intenso, como siempre en el barrio. A veces me planteo la que liaríamos todos juntos en un proyecto (llámale empresa ;-)

Ya contaremos. Si en la sala se genera tanta reflexión como aquí, misión cumplida.

buen finde