jueves, 30 de julio de 2009

Citas de verano

Ha sido un día bonito. El último de esos tiempos de intermedios que vivo mal. Es un desconcierto ya reconocido, entre que termino la actividad profesional (al menos la más intensa) y me voy a algún sitio de vacaciones.
Es como ir corriendo a toda velocidad y de golpe detenerte contra una pared.
Cada año necesito unos días, difíciles, raros, para cambiar el paso.


En estos días (falta aquí un “querida amiga”), he recuperado amigos “abandonados”, conversaciones aplazadas, lecturas pendientes y mi cuerpo, malcuidado y entumecido que ahora dejo que el sol abrase, mientras me muevo por Barcelona con una bici recién estrenada, que me ha devuelto una sensación de libertad deliciosa.


La primera cita fue con Nicolás, mi querido profesor del instituto, aunque la etiqueta es ya insuficiente porque ahora es además un gran amigo y alguien que desde que nos volvimos a encontrar, ejerce cada vez más sobre mi, una influencia balsámica y reparadora que busco como un oasis en cuanto tengo el primer momento de calma. “Aterrizo en ti” le dije asustándole un poco creo.
Escuchó como un buen maestro, todas mis batallitas y me explicó historias conmovedoras sobre su relación con la escuela, la sociedad, la docencia, y los alumnos a los que ayuda a crecer como seres humanos tanto como profesionales.


La cita con Eva, fue un encuentro de mujeres, de aquellos en los que llegas a conclusiones sabias y terribles sobre los miedos, los esteriotipos, las relaciones, y los quesitos rosas!! sin los cuales, no ganas al trivial por muy puesta que estés en literatura, ciencias y otras materias.


Lidia se ha separado pero está serena, lúcida y dispuesta a envalentonarse con sus fantasmas y llevárselos de fiesta si es necesario.

Manel me llevó a una coctelería. Se está convirtiendo en un ritual. Y hablamos entre otras cosas, del necesario equilibrio entre la consultoria y el sexo ;-). A ver si llegamos a alguna conclusión en una cena pendiente.

Hoy el día empezaba con Maite Darceles y Ester Vidal, café y magdalenas para ambientar complicidades, agradecimientos y algunas propuestas, entre otras, elaborar un fondo documental común, dónde a falta de indicadores y métricas a priori, podamos recurrir a casos prácticos y éxitos demostrables de empresas que han arriesgado y se han beneficiado de modelos organizativos y productivos innovadores, basados en las personas y su conocimiento.


"Al vespre" me esperaban en su casa-estudio. Una fabulosa estancia en pleno casco antiguo de Barcelona, Malena, Enrique y Claudio
. Nos conocimos en la sesión de debatdevi dónde hace una semanas presentábamos nuestros proyectos y nos intuimos cómplices.
Han pasado las horas como un fogonazo. Malena me prometió cava y terracita pero lo mejor ha sido, como era de esperar, la conversación. Su amplia casa abierta para aquellos que aquí y allá queremos recuperar el placer de la tertulia, dónde lo profesional y lo personal se mezclan sin remedio, dónde las ganas de compartir y de aprender superan diferencias técnicas (con algunos de esta lista aún no acabamos de comprendernos a qué nos dedicamos exactamente), y dónde la curiosidad por el ser humano y su capacidad de innovar para transformar su entorno, nos hace buscar siempre cómplices con los que conversar.

Entre unos y otros han configurado la lista de libros que hoy cargaba en la mochila y que me acompañarán ese verano:


Sí, un exceso, pero no vendrá de uno.

Feliz verano a tod@s!

5 comentarios:

amalio a. rey dijo...

Muy buena la reflexión y crónica de tu transición estacional. Veo riqueza y variedad en tu vida, y eso es genial. Empieza a leer ya q no te va a dar tiempo a digerir una biblioteca con tantos nutrientes
Feliz tiempo intrmedio y mejores vacaciones. Pinta bien, muy bien. Besos desde el sur

Yoriento dijo...

Buena transición de agosto. Yo seguiré por aquí por si necesitas algo. :-) Un abrazo.

Anónimo dijo...

Amiga, gracias por esa noche, fue breve pero intensa y llena de confesiones. Nuestras citas semestrales nos permiten eso, tener muchas cosas que contar. Me quedo con las risas, con la terracita y sobretodo con tu presencia, siempre grata. Espero que consigas desconectar y disfrutar de esos momentos únicos, que son sólo para tí, que consigas evadirte y vivir de una vez en “vertical”. ¡Que ya toca! Te deseo un verano lleno de aventuras, “sin huracanes” y donde haya cabida para la meditación. Nos vemos a la vuelta. ¡Cuídate y disfruta!


Besos y abrazos, Agente

Eva Mor dijo...

¡Qué suerte la mía de "robarte" un trocito de verano! Van a salir muchas frases célebres estos días. Traigo una libreta nueva :)

MarcG dijo...

Bones vacances!