domingo, 6 de julio de 2008

Buen viaje Director

La escuela, el instituto, la universidad representan para todos, de una forma u otra, ese espacio y tiempo donde además de recibir la formación técnica de la profesión que hemos intuido como nuestra, elaboramos también todo un mapa de valores, tendencias y descubrimientos, que configuran el adulto que algún día seremos.

Cuando me matriculé en el centro de estudios Monlau, en el año 1984, para cursar la Formación Profesional de Informática, las monjas del colegio del que provenía me auguraron un futuro oscuro en el que desde muy joven me vería obligada a sortear un sin fin de tentaciones de las que hasta ese momento, la disciplina y el rigor espiritual (religioso, que no es lo mismo) me habían protegido. Fui buena estudiante de EGB y en aquel entonces los listos iban a BUP y los tontos FP. Nadie entendía por qué estaba dispuesta a desperdiciar mi inteligencia en un modesto centro de barrio, que sólo contaba con 2 años de recorrido, sin ningún prestigio ni garantías didácticas ni morales.

Con la perspectiva de los años, aquella decisión fue una de las más acertadas de mi vida. Las tentaciones que temían mis monjitas, en realidad eran ventanas al mundo que me mostraron qué había ahí fuera, y quien era yo en ese mundo. Los profesores jóvenes (me lo parecen ahora), comprometidos, afectuosos y apasionados, nos ayudaron a crecer y a desarrollarnos como profesionales y como personas.

Durante estos 25 años la escuela ha experimentado un crecimiento espectacular. De ocupar un par de modestos edificios en el barrio de la Sagrera de Barcelona y dedicarse exclusivamente la formación profesional de las especialidades más comunes, han pasado a disponer de varios edificios por toda Cataluña, formar a más de 5.000 alumnos en sus aulas y ampliar su oferta formativa en especialidades de las que son referente nacional como los ciclos formativos de grado medio y superior de Automoción, Carrocerías, Mantenimiento industrial.
Ahora se imparten también los cursos de E.S.O y bachillerato, se organizan y fomentan planes de intercambio con escuelas de otros países, y son uno de los más reconocidos centros en la formación de Aprendices.
En 1998 nació Monlau Competición para formar mecánicos especializados en circuitos de velocidd y también en off road en la vertientes de automovilismo y motociclismo. Ganan premios y se han convertido en toda una institución en el mundo de la competición.

Detrás de todo gran proyecto hay un líder, y el alma de Monlau es Pío Ventura, su fundador y director. Los alumnos le temíamos. Oir cosas como “que viene el Ventura” o “Sr X, el director le espera en su despacho”, hacía que nos atenazara el pánico. Dirigía a alumnos y profesores con mano dura y se encargaba personalmente de que las normas se cumplieran. Estaba por todas partes, su omnipresencia era algo sobrenatural. Aparecía por sorpresa detrás de ti, o al girar una esquina, justo en el momento clave para engancharte en alguna fechoría.

Los que pasamos por su despacho varias veces, sabíamos que detrás de aquella impetuosa, casi violenta forma de educar, había un hombre de corazón sensible con quien en la intimidad de aquel despacho, te sentías paradójicamente a salvo. Él se encargaba de que sus gritos se oyeran desde fuera, cosa que de alguna forma nos beneficiaba a los dos, a él como arma disuasoria, y a la víctima de turno, porque nos daba la oportunidad de salir de aquel despacho como héroes de guerra, observados en silencio por el grupo que te compadecía y te admiraba por parecer indemne después de semejante trance.

Durante este año, el centro está celebrando sus 25 aniversario y han organizado varios eventos, visitas de personalidades, como Jordi Pujol y encuentros de exalumnos. Allí siguen los mismos profesores de siempre. El tiempo ha pasado para todos, pero yo los he encontrado igual que siempre, supongo que porque con la perspectiva de un adolescente ellos ya eran “adultos carcas” hace 20 años. El encuentro con Pío Ventura fue muy emotivo, me abrazó con fuerza, me cogió por los hombros y tuve la sensación de que me zarandeaba con la fuerza de su cuerpo enorme, mostrando una alegría tan intensa como el resto de sus registros. Nos pusimos al día y en el siguiente encuentro, me buscó , me entregó su tarjeta y me pidió que pasara un día por su despacho (sonreí al comprobar que diferente sonaba eso ahora), para hablar de profesional a profesional. Me sentí mayor de golpe, agradecida por su interés y orgullosa de su orgullo.

Hablé también un buen rato con Nico. Nicolás Denia era el profe de lengua, ahora director pedagógico. Estábamos todas enamoradas de él. Era el contrapunto a la rigidez de Ventura, liberal, condescendiente, “progre”. A él le debo la pasión por la lectura y la escritura. Me pasaba libros contra los que me prevenía “eres demasiado joven para este, pero creo que lo vas entender y te va a gustar”.
Estos días he leído en el anuario sus palabras sobre esos encuentros con exalumnos: “Hay algunas personas a los que su profesión convierte en privilegiados. Me encuentro entre ellos. Es posible que se tarde un poco en descubrirlo, pero acaba siendo una evidencia. En estos 25 años he ido descubriendo como disfrutar de mis alumnos y con mis alumnos. He aprendido de todos ellos algunas verdades esenciales en mi vida y creo que les estaré eternamente agradecido….Desde el primer encuentro con las promociones más veteranas, descubrimos algunos de los aspectos más maravillosos de esta profesión…Algunos tímidos e introvertidos se habían convertido en adultos encantadores y responsables profesionales que evocaban facetas y detalles que teníamos olvidados…Otros traviesos y no muy aplicados a los que recordábamos por sus conductas pícaras, a veces irreverentes, nos sorprendían convertidos en hombres y mujeres maduras, emprendedoras y responsables. Cada encuentro nos ha significado a todo el colectivo [de profesores] una importante dosis de entusiasmo que resulta fundamental para continuar realizando con compromiso nuestra profesión”.

El viernes fui de nuevo a la escuela, pero esta vez con el ánimo sacudido por la noticia de que Pío Ventura había muerto. Se estrelló hace unos días con una avioneta mientras participaba en un rally aéreo. Tenía 55 años y la energía y el espíritu de esas personas que parecen inmortales, casi divinas. Aún estoy asimilándolo, no es (sólo) tristeza, es desconcierto.
La escuela estaba en silencio, como un buque fantasma al que le han arrebatado el alma.
Con los que hablé me transmitieron la sensación de que, como antaño, como siempre, daba la sensación de que Pío podía aparecer al girar cualquier esquina, para darte un abrazo o para llevarte por las orejas hasta su despacho.

Murió haciendo lo que le gustaba, saboreando la vida. Alguien me dijo el viernes que Pío no podía envejecer, que él jamás pudo imaginárselo mayor, tranquilo y sereno.
Todos entendemos racionalmente la muerte, pero la razón no alcanza a explicar a dónde se va tanta energía y tanta pasión cuando alguien fallece. Al menos yo no consigo entenderlo.

Esto no es un post (no responde al formato ni a la intención). Es un humilde y emocionado tributo al hombre que hizo de su proyecto, el motor de su vida y que contagió a todos los que le rodearon el entusiasmo y compromiso necesarios para convertirlo en una realidad.

Los que estamos acostumbrados a navegar ya sea en barco, en avión o incluso con la imaginación, apreciamos el placer del viaje. Este año etamos celebrando el 25 aniversario del inicio del proyecto Monlau. Está siendo una navegación que reúne todos los alicientes de los grandes viajes y, como no, algunos de sus sinsabores. No obstante, si estuviera en nuestras manos el volver a empezar, firmaríamos hacerlo en las mismas condiciones, lo que es una muestra clara de nuestro elevado grado de satisfacción." Pío Ventura.

Buen viaje director.

17 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
sampi dijo...

Yo no conocí a Pio ni estudié allí. Sin embargo "la Monlau" como era conocida en el barrio siempre fue una institución y pasé por delante de sus puertas, en la sagrera, miles de veces. Era paso obligado para ir de mi casa a la parada de metro.

Allí estudiaron muchísimos de mis amigos de EGB y del propio barrio, con los que jugaba de pequeño en la calle.

Descanse en paz.

Odilas dijo...

Anónimo, he eliminado tu comentario porque me parecía irrespetuoso con un tercero, que además ya no está entre nosotros.
Disculpa la "violencia" de este gesto, a veces es difícil saber dónde están los límites.

Anónimo dijo...

Discupla,no era mi intención faltar el resspeto.Lo siento.

Anónimo dijo...

Seguro que tiene buen viaje!!


Parece menitra la forma de ser que tenemos las personas. "Odiar tanto a alguien o algo como para luego echarlo de menos"

A cuántos se nos pasó por la cabeza eso de " El profe me tiene manía" Y apesar de eso, de ser tan estrictos son quienes precisamente nos forman, nos educan...


Siempre que he podido me he pasado por el instituto donde pasé largos años, desde la E.S.O. hasta bachillerato. Allí hice muy buenos amigos, conocí a profesores que en su momento me parecían demasiado estrictos, cínicos y exigentes, tb para mí demasiado adultos para comprenderme, después resultaron ser grandes personas. Un gran apoyo. Personas, que apesar del tiempo te recuerdan, con afecto y sin manías. Es gratificante, recordarlos ahora de otra forma muy distinta, y que te digan, fui así de exigente, porque es como debía ser para que no te quedaras atrás. Y que seas una referencia para las nuevas generaciones.

Qué grandes!!!



Qué gran época!!



Besitos


Yo :D

Xavi dijo...

Bonito recuerdo de Pio.
Un abrazo.

Nicolás dijo...

Hola: Soy Nicolás. He quedado prendado de tu evocación de Pío. No estoy seguro de saber quién eres pero intuyo quién puedes ser. Llevo 24 años conviviendo con él y no sabría rememorar mejor su figura. Aprecio la calidad y la calidez con que has redactado tu homenaje. Un abrazo

Odilas dijo...

Nicolas!?. Cómo has llegado hasta aquí?. Puedes contactar conmigo si vas a "ver todo mi perfil". Hazlo por favor.

Victor dijo...

Soy de los que pase por su despacho hasta agotarnos los dos y tambien soy lo que soy gracias, en parte, a él.

Supongo que algún día que nos veremos en algún otro despacho :)

Nicolás dijo...

Hola. Soy nicolás otra vez. No he podido conectar contigo. Te dejo mi correo de Monlau y hablamos. ndenia@monlau.es. Un abrazo

Anónimo dijo...

Que fácil es quedar bien, no?

Hablamos del mismo personaje famoso no sólo por sus gritos sino tambien por tener la mano ligera...

Sinceramente no le deseo el mal a nadie pero tampoco pretendamos hacer Santos a quienes nunca lo fueron.

jose luis dijo...

Que facil resulta esconderse en el escudo de los " anónimo " como dice tu Nick, además es triste comprobar como después del paso por nuestra escuela ni si quiera sabes ver la "Dureza pero la Justicia" que pio tenía. En fin chaval este fin de año rezaré un Padre Nuestro por tu alma, pues por lo visto sigue aún llena de rencor. ( Mala semilla)
Feliz Año nuevo a todos.
José Luis Sánchez. ( Responsable Automoción MONLAU ).

ALICIA dijo...

Hoy día 20 de Enero del 2010, he telefoniado al instituto Monlau, para solicitar una informacion y tras preguntar por mi director, PIO VENTURA, me han comunicado su triste final. No se ni que puedo decir, para mi fue un gran director y lo seguira siendo toda mi vida. Gracias. MI DIRECTOR.

Anónimo dijo...

Apreciado Sr. Sánchez. En primer lugar agradecerle enormemente el tratamiento que me otorga como "chaval", no sabe el enorme peso que me ha sacado ya que mis canas por desgracia no dicen lo mismo. Si usted habla de Dureza yo hablo de Agresión. Si usted habla de Justicia, el que suscribe habla de Verdad. Si usted habla de rencor, yo se lo reafirmo, es más, lo amplifico a Profundo Rencor ya que nada sabe de mi vida ni del daño que me pudo llegar a ocasionar. En fin, termino como empecé agradeciendole esta vez esa oración que le dedicó a mi alma, a pesar de considerarme una mala semilla. Yo, gracias a la educación recibida en Monlau,(no precisamente en la rama de automoción), prefiero no entrar en descalificaciones. SALUD.

Rocio dijo...

Le deseo que tenga un gran viaje. Si bien no lo conozco personalmente espero que lo pase bien con el viaje emprendido y disfrute mucho del lugar. Le aconsejo que se consiga siempre que salga del país un seguro viaje por si surge algun inconveniente. Yo siempre lo saco

David Soriano dijo...

DEP

David Soriano dijo...

DEP