miércoles, 14 de julio de 2010

Comunidades de San Miguel

Es tarde aquí, lo suficiente como para imaginar como al otro lado del charco, mi gente, mi mundo, se despereza y se dispone a empezar un nuevo día.
Me gusta este momento en el que empiezan a aparecer señales digitales de vida “al otro lado”, señales imaginarias también sobre rutinas conocidas, en este breve momento de coincidencia entre los extremos de días distintos.


Silencio en la casa, tan sólo se oye la fricción con el aire, de un ventilador de aspas de madera que cuelga del techo y al que miro de vez en cuando, con vocación ingeniera, intentando asegurarme de que está bien fijado.


Llevamos casi dos semanas en San Miguel, y por ahora, es aún un lugar por “conquistar” , por comprender, por descubrir. Un lugar extraño, mágico dicen los de aquí, pero creo que el lugar es en realidad (como todos supongo) lo que son las almas que lo pueblan. Y este es algo así como el teatro dónde gente con una visión mágica de la vida, ha venido a representar el drama (quizás el ultimo) de su existencia.

La visión es sesgada porque de momento, hemos interactuado mayoritariamente con americanos (norteamericanos) que vinieron hace tiempo aquí en busca de una vida “auténtica”, o sencillamente a terminar con dignidad la que les tocó vivir.

El caso es que hacía tiempo que no disfrutaba tanto en una tertulia como en la que hace unos días nos introdujo Ruth, la dueña de la casa. Había preparado una cena ligera al aire libre y nos invitó a unirnos a su panda. Gente extraña y "mágica", como San Miguel mismo.
Personas que habían atesorado prestigio, poder, dinero. También tragedias personales, y búsquedas extenuantes de quien eran en realidad. Esclavos de sus “éxitos”, rebeldes de sus destinos, reflexivos y conscientes, de vuelta ya de todo, pero con una energía y una capacidad de sorpresa y emoción, que hace a una cuestionarse si realmente guardan algún venerado secreto.


Al verles desaparecer por el patio bajo los arcos de piedra, ágiles, divertidos, sabios, traviesos, me recordaron la película de Cocoon, aquella de la comunidad de mayores inmortalizados por extraterrestres.


Pasaron por aquí días después (la casa es un lugar de intensa actividad social parece ser) un grupo de mujeres para celebrar el encuentro mensual de Brain Exchange. Una reunión de localización distribuida y que se celebra desde hace años en diverso lugares del mundo, donde las asistentes exponen un problema a resolver y gracias a una rigurosa (cronometrada y taquigrafiada) técnica de Brainstorming, las demás aportan soluciones.

Curioso de ver y vivir, mas que por la técnica y el concepto, por cierto aire de misticismo en aquella escena, en aquella galería interior dónde la luz de media tarde inundaba una exquisita decoración colonial, un grupo de mujeres la mayoria desconocidas entre sí se explicaban sus inquietudes, y esa energia que flota en el aire, y que Ruth nos cuenta que está ahí para nosotros, que no la usamos pero basta con verbalizar algo y darle forma para que “el universo empiece a trabajar para nosotros”.

Sé como suena, me abstengo de valorar, soy lo bastante mayor como para no juzgar y lo suficientemente joven como para renunciar a creer.

De momento, nosotras encontramos nuestra energía en el trabajo diario que nos ha traído aquí (o eso intentamos), y quien sabe si cualquier día, al girar una esquina, descubrimos un manantial de aguas bautismales.

Buenos días!

10 comentarios:

cumClavis dijo...

Algo me dice que este manatial lo llevais vosotras :-) Saludos!

Francesca dijo...

¡Que bonito panorama estoy viendo con tus ojos, María! Dejar que la vida fluya mientras escuchas, sin juzgar, a otras vidas desgranarte sus secretos… (habría que reproducir esos encuentros en la otra orilla, ¿no te parece?).
¡Disfrútalo mucho!

improsofia dijo...

Después de tus historias San Miguel deberá ser cita obligada. Me ha gustado mucho tu post :)

Pilar Conesa dijo...

Me ha encantado tu post. Por saber combinar vida y trabajo, por descubrirnos sitios, comunidades, peor sobretodo ganas de vivir no a cuaquier precio.

me han gustado tus últimas palabras por dos razones: por el contenido en si y por parecerse tanto a un poema que me dedicaron hace muy pocos días y que te traslado:

"Espero meravelles
a cada contonada ...

Hi ha una alegria en l'aire
El sol m'omple els ulls
El meu presagi é suna línia contra el sol,
un punt en l'horitzó"
Monsterrat Abelló.

También decirte que acabo de brindar en honor tuyo y de Frida Kahlo, a la que admiro des de hace muchos años.

Mientras escribo, oigo de fondo el Debate de la Nación, oportunidad pérdida. Cada uno aplaude a los suyos. No sé por qué se llama debate por qué es un dialógo de sordos, con perdón a ellos.

besos y que disfrutéis de San Miguel, Ruth y su gente.

Pilar

josempelaez dijo...

¿Habrá algún híbrido asumible entre cientifismo escéptico y aperturismo mental?

Por cierto, no me extraña que decidieras buscar nuevos mundos hace meses tras lo que acabo de leer a Ricardo Galli.

Jesús Fernández dijo...

Se acerca el verano, se acerca.

Lo noto porque recuperas la evocación en tu texto. Las imágenes se quedan flotando a medio camino entre la imaginación y la crónica costumbrista de los márgenes valiosos del día.

Nada... que espero la siguiente...

Odilas dijo...

Sí Manel, sólo vemos lo que ya somos, y sólo aprendemos lo que ya sabemos, verdad?. Un abrazo.

Hola Francesca!. Sabes?, me han recordado estas mujeres nuestros encuentros allá en la península. Ganas de recuperarlos!. Un abrazo colega :)

Gracias Fernando, me alegra que te guste. Una cita interesante sin duda. Nos vemos a la vuelta y te cuento algún secreto, frente a un café (sobre una mesa con mantel :)

Pues a mi me ha encantado tu comentario Pilar. Gracias por tus palabras y su forma. Frida estaria divirtiéndose con nuestras historias. Espero que bien por Colombia. Un abrazo!

Interesante pregunta JM. Seguro que sí. Triste lo que he leído en el blog de Galli.

Hola Jesús!. Bonito lo que dices. Gracias por seguirme y buen verano :)!

Maria Elena dijo...

Una gran experiencia la de observar desperezarse al mundo desde el otro lado, o simplemente pensar que hacen las personas a las que quieres en momentos tan dispares, viven mientras tu duermes, sueñan mientras tu exploras lo nuevo y piensas en ellos.

Energía que flota en el aire...que el universo trabaje para nosotros...Preciosa descripción de algo en lo que siempre he creido y que de alguna manera experimento en mi vida, todo fluye, todo se conecta y que nada de lo que dices, piensas, haces y deseas es gratuito...energía, destino, Dios...

amalio a. rey dijo...

Te escribo desde mi móvil, asi k te vas salvar de
un comentario largo. La crónica es misteriosa, me has dejado con ganas d leer el sgte capitulo. Latinoamérica es todo real maravilloso, me pones los dientes largos. Pensaba q estarias pasando mucho calor pero he visto k estas a casi 2000 metros.
Un beso, y sigue contandonos esas historias

Odilas dijo...

Elena!, sabes de lo que hablas y me alegra haberlo compartido contido tantas veces. Suerte por Chile. Seguimos ;-!

Amalio, tienes que escribir más desde el móvil :) Gracias por la compañía. SEguiré contando. Un abrazo!