miércoles, 17 de junio de 2009

Girl Geek Dinner

Hace muchos días que no escribo aquí. Me pesa, pero sin obsesionarme, pero me pesa. Conversaciones aplazadas. Demasiadas cosas que contar y al final sin tiempo para explicarlas bien. Concentrada en las entregas, todas coincidentes en estos días, de proyectos, informes, presentaciones, acuerdos, conclusiones… Semanas, desde que decidí angustiada, cerrar la “visión periférica” para concentrar la atención en los compromisos, en la vida ya pactada y planificada.
No podía manejar más información sin que corriera peligro el orden mínimo necesario para convertir en valor la que ya tenía. No podía manejar más relaciones sin defraudar las que esperan algo de mi. No más vida. Una pausa en este fascinante laberinto de nodos, conexiones, proyectos personales, profesionales, todos mezclados todos yo y yo tan pequeña e impotente para administrar la complejidad. Porque no sé qué ocurre últimamente, que a cada paso que doy la vida se despliega en muchas vidas, los días parecen semanas, y las personas, muchas, puertas a nuevos mundos a los que pareces invitada casi por la fuerza de un destino que se empeña en regalarme más intensidad de la que soy capaz de resistir.


Buff, revisaré lo escrito hasta aquí, ha salido casi como un vómito.


Vuelvo de una cena que la razón tentaba rechazar, “BCN GirlGeekDinners
un encuentro que Anna Fernández Mora movida por la escasa presencia de mujeres en actos, seminarios, talleres, etc, relacionados Internet y Tecnología, imaginó interesante. Y creo que nunca imaginó (yo no lo hacía mientras corría hacia la cena), lo que allí ha congregado.

Mujeres mundos, apasionadas, creativas, divertidas, valientes, liberadas, luchadoras por reivindicar su lugar en el contexto en el que se mueven (sectores muy diversos por cierto), por profesionalizar su pasión, entregadas a sus proyectos, generosas con sus ideas y humildes con sus dudas.
Me han emocionado algunos de sus relatos vitales, he visto brillar sus ojos al explicar el mío, hemos hecho planes de viajes (Berlín habita en el corazón de algunas), de lecturas, de proyectos, de ayuda mutua, y hasta de buscarnos pareja a aquellas que no estamos mucho por la labor.

No suelo relajarme tanto en los primeros encuentros (soy tímida e insegura) pero en esta ocasión ha sido como reencontrarme con antiguas amigas, y en el coche de vuelta a casa 4 "locas" llorábamos de risa gracias a ese humor inteligente y cómplice que se da entre los que se saben.
No recuerdo sus nombres, nos hemos presentado “formalmente” al final, pero los he olvidado. Bromeábamos con la idea de que era cómo preguntarle a alguien cómo se llama después de un buen polvo.


Subía las escaleras de casa, sin poder contener las carcajadas. No, no estoy bebida, sólo embriagada, sobredosis de vida, dura, implacable a veces, pero que tantas y tantas personas, se empeñan en transitar con ilusión, integridad y buen humor.

Gracias Girls ;-)!

10 comentarios:

arati dijo...

Que post precioso Odilas!
Ayer me era imposible, pero sin duda intentaré acudir a la próxima!

EVA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Francesca dijo...

Me pillas en plena gestación de mi post sobre el tema y te aviso desde ahora que desde el otro extremo de la mesa la perspectiva era la misma: mucha entrega, mucha calidez y sobre todas las buenas ideas, la mejor: reunirnos. Hasta la próxima.

Anónimo dijo...

Ya era hora!!! Me alegro guapetona!!! Hasta pronto. Un abrazo!!


PD: Por cierto, yo quiero uan de estas cenas... :D


Agente

Gabriella Opaz dijo...

Espero que éste será el primero de muchos cenas como esta! Fue un placer haber conocido y dejar que la esperanza de septiembre llega rápidamente!

Ana Fernández Mora dijo...

Hola,
Fue una noche mágica, la espontaneidad, la comodidad, la sinceridad y el buen humor afloró sin ningún esfuerzo, ni yo misma que soy muy optimista podía imaginar que esto sucedería en el primer encuentro.
El próximo si podemos en septiembre!
Gracias a todas :)

Anna dijo...

Qué bien que vuelvas guerrera! La verdad es que se te echa en falta, así que esperaremos que el verano te libere de opresiones, compromisos y trabajo.

Me imagino esa sensación de embriaguez que relatas. Alguna vez me ha pasado y ya sabes lo que cuesta borrar la sonrisa bobalicona de felicidad... ;-)

Odilas dijo...

arati, te espero en la próxima que ya toca!.

Agente, cenamos o comemos o nos emborrachamos con un café un día de estos ;-) Me ha alegrado verte hoy.

Anna, camarada!, yo también echo en falta estas charlas, me "libero" en unos días y retomamos nuestras batallas.Besos

Y al reto chicas, gracias por la velada y hasta la vista, beibis!.

Mariona Aragay dijo...

A mí también me encantó esa velada... encontrar otras girl geeks con intereses, proyectos, pasiones similares nos estimuló a todas.

¡Ya tengo ganas de que venga el próximo!

:)

Odilas dijo...

Hasta pronto Mariona!!. Un placer desvirtualizarte. Besos